Trucos para aprobar la oposición a Notarías

Sin desmerecer a nadie, pues toda oposición tiene su dificultad, las oposiciones al título de notario son de las más fuertes y difíciles que existen. Y al contrario de lo que mucha gente piensa, para sacar con éxito la oposición, la memoria no es lo más importante sino, sobre todo, la constancia, el sacrificio y la regularidad. Al tomar la decisión de estudiar notarías se renuncia a muchas cosas, pero sobre todo se renuncia a una vida normal. A partir de ese momento tu vida debe girar en torno a la oposición. Pero el mundo sigue dando vueltas y verás que tus amigos salen los fines de semana, se van de vacaciones, algunos trabajan y empiezan a ganar dinero, etc. Psicológicamente hay que estar muy preparado. Yo, y que nadie se escandalice por ello, a veces lo he comparado con entrar en una secta, porque te encierras en un mundo en el que sólo está el temario y tú, pero con una diferencia esencial: el apoyo de la familia que es fundamental para que tengas éxito. Ellos deben saber que tú te estas esforzando al máximo y deben ayudarte en lo posible, por lo menos, en no molestar.

¿Hay que memorizar los temas como un papagayo? 

Otra de las grandes falsas creencias de la oposición a notarias es la de que el opositor debe estudiarse los temas de memoria como un papagayo. Eso es radicalmente falso. Para empezar no hay temas oficiales. Cada academia tiene sus temas, pero cada opositor debe mejorar esos temas y adaptarlos a su particular forma de cantarlos; y en muchos casos hacerse él mismo los temas. Cantar un tema en tiempo es bastante complicado y por eso hay que sabérselo muy bien. El esquema del tema hay que tenerlo clarísimo para no perderse mientras se expone. Y hay que tener en cuenta que al no haber temas oficiales lo único que tiene el Tribunal para seguirte son los textos legales. Así que, aquel opositor que los textos legales los diga mas literales facilitará el seguimiento del tema por parte del Tribunal. Pero eso no significa que el que no los diga literalmente suspenda. Los textos legales se pueden decir como uno quiera siempre que se diga bien su contenido. Lo cierto es que, y lo tengo comprobado por mi experiencia como preparador, el que se ha aprendido los artículos de memoria dice siempre bien el contenido, y el que no se los ha aprendido se equivoca muchas veces en el contenido.

¿Los exámenes son todos orales o también hay escritos?

 Por otro lado, aprenderse de memoria los artículos no significa, en absoluto, no entender lo que dicen. La comprensión de los temas es fundamental, pues el tercer y el cuarto ejercicios son prácticos. Esto quiere decir que si alguien se ha aprendido los artículos (o el tema entero) de memoria (como un papagayo) y no ha comprendido su contenido, en el tercer ejercicio no tendrá nada que hacer, pues en este ejercicio, que es un dictamen de seis horas de duración, y en el que se pueden consultar todos los textos legales que se quiera, el opositor no tiene que demostrar ningún conocimiento, sino que debe encontrar y resolver todos los problemas que se planteen en el caso práctico. Debe relacionar todas las materias que ha estudiado, saber que normas son aplicables al caso concreto que se plantea, saber cual sería la mejor interpretación de la norma elegida aplicada al caso concreto, saber las diferentes posturas doctrinales que se mantienen en relación al caso planteado o al derecho positivo aplicado, y sobre todo los efectos que dichas posturas producirían en la aplicación de las normas. Por otro lado no son casos sueltos sino que todos van relacionados.

Pero…¿Cuales son los trucos?

Bueno, pero el post llevaba por título “Trucos para aprobar la oposición”. Vamos con ellos. Como siempre les digo a mis alumnos hay dos trucos que ayudan a aprobar la oposición.

El primero: estudiar 9 o 10 horas al día, 6 días por semana, durante unos 3 años. En tres años se puede dominar el programa bastante bien. ¡Ojo! y cuando digo estudiar me refiero a estudiar de verdad y no estar delante de los temas. El estudio debe ser de calidad, aprovechando al máximo las horas. Las semanas de estudio son todas de 6 días, porque el séptimo es para descansar, pero no hay fiestas ni puentes ni nada parecido. De hecho, las oposiciones se sacan en verano. El primer año puede haber unos 10 días de vacaciones. El segundo igual una semana. El tercer año ya no hay vacaciones, aunque después de examinarse siempre hay que tomarse unos días libres.

El segundo truco: no dejarse ningún tema en blanco, esto es, llevar todos los temas con posibilidad de aprobar. El temario es tan amplio que los temas no se pueden repasar el último día, ni siquiera la última semana. Lo normal es que el último repaso se dé en 2 o 3 semanas. Lógicamente cuanto más cerca del examen te hayas repasado el tema, mejor te saldrá. Pero da igual el tema que te toque. La idea más importante es que, cualquiera que sea el tema que te toque y lo lejos que lo lleves, debes cantarlo para sacar un cinco pelao.

 Cumpliendo estas dos reglas se aprueba la oposición, si no a la primera, más adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s