Que es un Notario

Sí, soy Notario. Pero…¿que es exactamente un Notario? Llevo muchos años dedicándome a la preparación de opositores a Notarías y siempre que he charlado con un aspirante a opositor le he preguntado: “Pero…¿Para que quieres ser Notario? ¿Sabes lo que es un Notario?”. Es curioso que la mayoría no sabían realmente lo que es un Notario y algunos ni siquiera se habían planteado nunca esa pregunta. Así pues, pienso que tampoco la gente tiene una idea clara de lo que es o lo que hace un Notario. Este post tratará de arrojar un poco de luz a esta cuestión.

Básicamente, el Notario es dos cosas en una:

– Por un lado es profesional del Derecho. Así, el Notario es un jurista, al igual que un abogado, un juez o un fiscal, por ejemplo. Como tal trata directamente con las personas que requieren sus servicios, informando y asesorando imparcialmente, y proponiendo las soluciones más adecuadas a los intereses de éstas, soluciones siempre ajustadas a Derecho. En un futuro post veremos que es eso del asesoramiento imparcial del Notario.

– Por otro lado es funcionario público por oposición, esto es, ha aprobado un examen a nivel estatal para ingresar en el cuerpo de Notarios. En un futuro post veremos en que consiste ese examen. Como funcionario público ejerce la fe pública extrajudicial, y por tanto, da fe, conforme a las leyes de los actos y contratos en la esfera extrajudicial. ¿Que significa eso? Significa que el documento en el que interviene el Notario, ya sea escritura pública, póliza, acta, etc, tiene más fuerza que otros en los que dicha intervención no se produce.

Vamos a poner un ejemplo práctico: Imaginemos que dos personas se han puestos de acuerdo, la una en comprar y la otra en vender un terreno. Nuestro ordenamiento jurídico establece el principio de libertad de forma en la contratación de modo que perfectamente podrían realizar el contrato de compraventa verbalmente: “Te vendo el terreno por X”. “Vale, aquí tienes el dinero”. Seguramente esta escena terminaría con un apretón de manos y ya está el contrato perfeccionado. Pero…¿Que sucedería si el vendedor luego negara haber vendido el terreno o reclamara de nuevo el dinero al comprador? ¿Como probar que el contrato ha tenido lugar?. Para probar que se ha realizado el contrato podrían las partes firmar un documento privado. Pero ese documento solo surte efecto entre ellas y sus herederos. ¿Que sucedería si el documento se perdiera? ¿Que sucedería si una de las partes luego dijera que el documento es falso o que la firma estampada en el mismo no es suya, o que le engañaron, o que le coaccionaron? Para probar la veracidad del documento habría que demandar a la otra parte y acudir al Juzgado.

Bueno, imaginemos ahora que el mismo vendedor y comprador deciden acudir a una Notaria para realizar la venta. ¿Como actuará el Notario? Vamos a verlo:

En primer lugar, el Notario, como profesional del Derecho, les asesorará imparcialmente y les informará de todo lo que rodea al contrato de compraventa, como por ejemplo, sus obligaciones con relación a la Hacienda Pública, al Catastro, al Ayuntamiento, cuestiones en las que las partes igual ni habían pensado, o bien la posibilidad de inscripción en el Registro de la propiedad que es voluntaria pero aconsejable.

En segundo lugar, como funcionario público, redactará el documento de compraventa, identificará a las partes, apreciará su capacidad y legitimación, depurará el objeto, identificándolo en la base gráfica catastral y examinando si está libre de cargas consultando para ello el Registro de la propiedad; comprobará, en su caso, si se han pagado los impuestos que recaen sobre el mismo; por último controlará los medios de pago y, si considera el contrato conforme a las leyes, autorizará el documento, lo que significa que se hace responsable de su contenido, firmando el original del documento (que se llama matriz) junto con las partes. Una vez autorizado el documento, éste pasa a ser documento público a todos los efectos, lo que quiere decir que goza de una presunción de veracidad e integridad, lo que le convierte prácticamente en inatacable. También tiene fuerza probatoria y traditoria. En definitiva, y al margen de matizaciones, nadie puede negar lo que en el documento se dice.

Hemos visto lo que sucedería en un contrato de compraventa, pero el Notario interviene y autoriza muchos otros documentos, como testamentos, poderes, herencias…poco a poco los iremos viendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s